Este intimo hotelito se compone de cabañitas, para una o más personas, colocadas discretamente entre las montañas y la flora exótica para brindarle privacidad y tomar ventaja de la relajante vista hacia el mar.
Eco-Turistas gozarán de la abundancia de vida silvestre. Muchas especies de pájaros y de reptiles habitan el área. Desde el día de gracias hasta pascua, la bahía se llena de tortugas marinas, delfines, mantarrayas y ballenas gris y jorobadas.
Su aventura comenzara al viajar a lo largo de la hermosa línea costera en nuestra playa privada.

"La sensatez del trabajo en equipo, la inteligencia que puede observarse de lo hecho en cada rincón, a pesar de las limitaciones; la avidez y excelente disposición por aprender y por aceptar los consejos de buena ley, pueden observarse en cada nicho de El Cielito.
Como ya nos tienen acostumbrados, nuestra estancia fue tan grata, tan placentera, que lo único que sentimos fue lo corto de nuestra vacación.
Sin afán protagónico ni asomo de presunción, tanto mis hijos Rubén y Germán como yo, somos gente muy viajada, acostumbrados a los grandes hoteles en toda América Latina, Estados Unidos, Europa y Asia y, probablemente por eso, apreciamos más a El Cielito: la sencillez, la limpieza, la alegría, los detalles, ausentes en otro lado. Por ejemplo el doblez de las toallas, las flores en la cama, los arreglos silvestres; una mesa de cumpleaños; la cariñosa y cálida amabilidad de Rossy, de Mona, de Janet, de Alicia y Adán,
la simpática afectación de Iván siempre bien dispuesto a servir y ser grato, la delicadeza de Clarisa y América y la buena disposición, siempre pronta de Chemel, que ni yo ni mis hijos hemos encontrado en algún otro lado.
Por todo esto, por la extraordinaria vacación que todos nos hicieron pasar y por ser como son muchas, muchas gracias."

Dr. Luis Villaseñor Michel
México, DF
Abril 2011

"Comenzamos a extrañarlos tan pronto como nos subimos al carro. Y no dejamos de felicitarnos por la buena suerte de habernos topado con ustedes y el maravilloso lugar que es El Cielito. Y cómo no extrañar la hermosura del paisaje, la calidez y el cariño de su gente, la belleza del hotel que se resume en su buen gusto y sencillez y, sobre todo, la alegría y el descanso que todo eso junto nos proporciona. Sin muchedumbres ni basura, El Cielito se ha convertido para nosotros en el sitio perfecto para vacacionar. Nos seguiremos viendo. Transmite por favor a todos y todas mi cariño y reconocimiento."

Dr. Germán Álvarez Mendiola
Mexico, DF

Querida Rosy:
Con muchísimo gusto te mando una gran felicitación por el hermoso lugar a tu cargo, cuyo nombre me encanta y le queda muy bien: “El cielito”. ¡Qué lindo! El trato del personal es excelente, todos son bellas personas, sencillas y siempre con una sonrisa, que te hacen sentir como en casa, o quizás mejor… Los detalles en el arreglo de las habitaciones son una belleza y qué decir de la gran recepción que le hicieron a Germán en la playa con motivo de su cumpleaños. Todo esto, Rosy, en verdad no tiene precio.

Malena Mendiola de Villaseñor
México, DF
Abril 2011